Después de recibir ventilación mecánica y traqueotomía por #COVID_19, galeno del #IMSS en #SLP se recupera

San Luis Potosí, SLP. – Un equipo de profesionales de la salud adscritos al Hospital General de Zona (HGZ) No. 50 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en San Luis Potosí, logró salvar la vida de su compañero y médico especialista, Gerardo Antonio Álvarez de la Rosa, quien se infectó del virus SARS-CoV-2 al atender pacientes con esta enfermedad.

Tras presentar una saturación de oxígeno muy baja y con un diagnóstico de COVID-19, el médico del IMSS requirió ventilación mecánica en tres ocasiones y una traqueotomía.

Un año después, el médico comparte su testimonio de esta amarga experiencia, la cual considera una segunda oportunidad de vida.

Explicó que, pese a tener los cuidados de salud, mantener las medidas sanitarias y contar con los equipos de protección adecuados para realizar su trabajo en el hospital, enfermó y su estado de salud empeoró.

Álvarez de la Rosa recordó que al inicio no presentó síntomas evidentes, pero al paso de los días comenzó con dificultades para respirar, por lo que acudió al hospital.

“Lo que recuerdo es que fue una experiencia difícil, prácticamente la mayoría del tiempo permanecí sedado”, declaró.

Por su parte, la doctora Rocío Núñez Barajas, jefa de Medicina Interna del HGZ No. 50, declaró que, debido a las dificultades respiratorias que presentaba, el doctor tuvo que ser intubado. “Con este procedimiento de ventilación mecánica estuvo aproximadamente cuatro semanas. Durante este periodo presentó complicaciones metabólicas, de presión arterial y respiratoria”, detalló.

Asimismo, la doctora comentó que hubo momentos en los que el organismo de Álvarez de la Rosa dejó de responder adecuadamente al manejo terapéutico; sin embargo, el personal médico y de enfermería nunca cedieron, manteniéndose firmes en lograr salvar su vida.

Después de diversas intervenciones, entre ellas, una traqueotomía, el doctor logró recuperarse y fue dado de alta para manejo domiciliario con apoyo de oxígeno a través de puntas nasales.

Actualmente presenta algunas secuelas, las cuales ha solventado con terapia y seguimiento médico. “Tengo secuelas de tipo pulmonar, arritmia y neuropatía, pero con la rehabilitación respiratoria y el tratamiento adecuado, dejé de depender del oxígeno domiciliario y ahora me valgo de por mí mismo para respirar”, aseguró Álvarez de la Rosa.

Tras seis meses de recuperación, el médico se encuentra ya en condiciones de reincorporarse a sus actividades; “afortunadamente me han permitido reintegrarme y ahora que he superado esto, mi familia y yo agradecemos y reconocemos al personal que labora en el hospital, porque por todo su profesionalismo y vocación de servicio, me encuentro aquí con vida”, finalizó.