Redes de apoyo, básico para atención de mujeres en situación de violencia: Servicios de Salud

Construir redes de apoyo sólidas, valorando amistades y familiares; si vives algún tipo de violencia o tienes alguna duda, acude al Centro de Salud más cercano.

Las formas saludables de convivencia, aquellas conductas no violentas se pueden entrenar y trabajar como cualquier otro arte.

San Luis Potosí, SLP. – Los Servicios de Salud en el Estado hicieron un llamado a las mujeres que viven algún tipo de violencia a acercarse al centro de salud más cercano y buscar atención especializada, así como a fortalecer sus redes de apoyo, que pueden ser amistades o familiares; además, pone a disposición la línea 8113400 extensión 21218 en la se otorgará atención por parte del personal del Programa de Prevención y Atención a la Violencia Familiar y de Género.

La dependencia destacó que las mujeres que logran salir del ciclo de violencia de género fueron principalmente aquellas que cuentan con redes de apoyo fuertes entre familia y amistades que se convirtieron en su sustento emocional, de protección y hasta económico.

La red de apoyo se considera como la suma de todas las relaciones que una persona percibe como significativas, contribuye a su propio reconocimiento como individuo, constituye una de las claves centrales de la experiencia de la identidad de bienestar, hábitos de cuidado de la salud y capacidad de adaptación a una crisis. Es por ello, que una red de apoyo es el círculo de amistades y familiares al que las mujeres víctimas de violencia pueden acudir para encontrar acompañamiento, apoyo y oportunidades para salir del ciclo en el que se encuentra.

Dominar el arte de la no violencia, no es fácil, porque hemos interiorizado y normalizado el maltrato psíquico y emocional, y no consideramos una larga lista de tipos de violencia como: las burlas, los insultos, las humillaciones, los sarcasmos y las muestras de desprecio, los acosos, la invasión de privacidad, el ser ignoradas, difamadas o degradadas. A pesar de que no nos gusta sufrir violencia, cuesta mucho no ejercerla sobre los demás, porque hemos creído que tenemos derecho a hacer sufrir a las personas que no hacen lo que queremos o a aquellas personas que no nos caen bien.

Las formas saludables de convivencia, aquellas conductas no violentas, se pueden entrenar y trabajar, como cualquier otro arte, iniciando por comprender el valor de las redes de apoyo y como éstas son parte fundamental de nuestra supervivencia.

Los Servicios de Salud en el estado llaman a buscar construir redes de apoyo sólidas, y en caso de vivir algún tipo de violencia o tener dudas, acudir a la unidad de salud más cercana, donde se les escuchará, atenderá y canalizará para recibir atención especializada.