Ayuntamiento de #SGS proyectarán Altar de Dolores digital

Soledad de Graciano Sánchez, SLP. – El Ayuntamiento de Soledad a través de la dirección de Cultura Municipal, informa que con motivo de la celebración del Viernes de Dolores y debido a la continuación en la aplicación de medidas preventivas por la pandemia del Covid-19 se proyectará un altar digital multimedia.

El director del área, Roberto Mateo Posadas Martínez, informó que uno de los muros del puente vehicular que se ubica en el cruce de la avenida Hidalgo y la carretera federal 57 tramo San Luis – Matehuala será el escenario para dicha proyección.

Tal espectáculo multimedia será realizado por los colectivos de jóvenes soledenses Visualuz y Señor Crisis, en el cual se plasmarán gráficos e ilustraciones de la Virgen de los Dolores; se hará una reseña histórica del motivo de esta celebración, como, por ejemplo, el significado de los siete dolores que sufrió la Virgen, además de frases alusivas a tal celebración.

El funcionario mencionó además que para la realización de este altar se utilizarán tres proyectores de 4000 lúmenes cada uno, iluminación decorativa a base de luces leds y sonido ambiental.

Las proyecciones del mencionado altar se llevarán a cabo a partir del próximo viernes 26 de marzo, día que se celebra a la Virgen Dolorosa, además del sábado 27 y domingo 28 de marzo del año en curso, con horario de 18:45 a 22:00 horas.

Se ha optado por este tipo de eventos multimedia por indicaciones del alcalde Gerardo Zapata Rosales, debido a que el municipio soledense continúa en contingencia sanitaria con semáforo amarillo.

Los espectadores podrán apreciar el altar digital desde sus autos a la espera del cambio del semáforo vial de rojo a verde y así evitar aglomeraciones de personas que pudieran ser causantes de la propagación del virus.

El objetivo de este evento es la preservación de las tradiciones del municipio, ya que el Viernes de Dolores es una fecha muy significativa, no solo por el aspecto religioso sino también por el lado de la cultura popular soledense, pues es una celebración en la cual además del simbolismo religioso y pagano es una oportunidad para la convivencia familiar y vecinal, que en esta ocasión por segundo año consecutivo y debido a la pandemia, se deberá llevar a cabo con las precauciones pertinentes en materia de la sana distancia.