El chilango Ulises Valencia busca favores en la Justicia Federal en contra de periodistas potosinos

Pretende “cumplir” solo en papel mandamientos judiciales de protección a Everardo González
Al comunicador le quitaron, desde hace meses, las medidas de precaución

San Luis Potosí, SLP.- Tras casi cuatro años de que el periodista potosino Everardo González Castanedo, interpusiera una denuncia por amenazas, ataques a la libertad de expresión y otras que impiden su quehacer periodístico, el chilango, avecindado en San Luis Potosí, Ulises Valencia, quien cobra como subsecretario de Derechos Humanos y Asuntos Jurídicos de Gobierno del Estado, busca favores en la justicia federal para cumplir, sólo en papel, las medidas cautelares dictadas por un juez a favor del comunicador.

Desde hace años Everardo González contaba con medidas cautelares, como parte del mecanismo de protección a periodistas del Gobierno federal, sin embargo desde hace meses le fueron retirados los elementos de Seguridad que lo custodiaban, “se dan dependiendo el riesgo”, fue la justificación que el chilango de modos delicados dio como respuesta por ese acto.

El año pasado el juez del Octavo Distrito Federal ordenó, como parte del proceso legal que interpuso Everardo González, que se cumplieran una serie de puntos por parte del Gobierno de San Luis Potosí, entre los que se incluye test psicológicos, médicos y su sentencia ordena “Reparación por obstrucción de justicia y protección”, el Estado potosino no ha cumplido en nada.

Dado que los tiempos legales tienen vencimiento para acatarse, el delicadito y flojo chilango Ulises Valencia presume en los pasillos de Palacio que tiene “influencias” con un tal Trejo, y que “arreglaré el pedo”. Uli, como es conocido en Ciudad de México, busca cumplir sólo en papel la orden del juez, pero en la práctica amenaza, hostiga y persigue al periodista potosino Everardo González Castanedo.

Cabe hacer mención que las amenazas de muerte en contra del periodista siguen, seguido recibe  mensajes intimatorios que al ser rastreados llevan a la ip en un domicilio particular, ubicado en una de las zonas más fifís de San Luis Potosí.

Ulises Valencia presume amistad e influencias con jueces y magistrados federales, sin embargo sólo logrará retrasar la sentencia, pues Everardo González, víctima del Estado potosino, le notificó que procederá a la siguiente instancia.

Everardo González se ha convertido en un periodista incómodo para el gobierno de San Luis Potosí porque denuncia, día a día, la inseguridad que hay en todo el territorio potosino. Además señala como incompetentes e ineptos al secretario de Seguridad Pública, Ernesto Pineda, y toda su camaradería de policías federales incrustados en la nómina estatal.

Everardo González hace responsable de lo que le pueda pasar a él, a su familia y su patrimonio a Ulises Valencia, al secretario general de Gobierno, Alejandro Leal Tovías, al secretario de Seguridad, Jaime Pineda y advierte que sólo muerto lo van a callar.

Amparamos la presente nota en el Artículo Sexto Constitucional.