13 junio, 2024

Se realizó la entrega protocolaria de recepción de la Unidad de Evaluación y Control en Congreso del Estado

San Luis Potosí, SLP.- La Unidad de Evaluación y Control de la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado debe prevalecer porque es un órgano cuya creación se impulsó desde el ámbito federal y porque cumple la responsabilidad de tener transparencia y claridad en la rendición de cuentas que realizan los entes auditables y la propia Auditoría Superior del Estado.

La presidenta de la Comisión de Vigilancia, diputada Marite Hernández Correa, afirmó lo anterior al llevarse a cabo el proceso de entrega-recepción con quien fuera titular del organismo Héctor Mayorga Delgado, tras oficializar su renuncia al cargo por motivos personales

“Se trata de un órgano importante para la Comisión a fin de que la ciudadanía tenga la certeza de que la Auditoría Superior del Estado hace buen trabajo y mantenga los ojos vigilantes de la responsabilidad, además de que se creó porque las disposiciones federales en la materia así lo establecen”.

Dijo que la Auditoría Superior de la Federación requiere de este tipo de órganos en los estados para mejorar el desempeño de las auditorías estatales y de la revisión de las cuentas públicas, “no es un invento local cumple funciones específicas y por ello debe prevalecer”.

Reconoció que hasta el momento no se han podido integrar debidamente las unidades investigadoras, substanciadora y la estructura necesaria para su funcionamiento pleno, que le dé certeza jurídica al proceso de fiscalización que lleva a cabo la Auditoría Superior del Estado.

Será el próximo viernes cuando los integrantes de la Comisión de Vigilancia lleven a cabo una reunión de trabajo para revisar todos los asuntos pendientes y ponerse de acuerdo sobre los lineamientos, tiempos y procesos que llevarán a cabo para la designación de la persona que ocupará el cargo.

La diputada Marite Hernández expuso que las razones de la renuncia de Mayorga Delgado a la Unidad de Evaluación y Control fueron personales, y una vez que se llevó a cabo el proceso de entrega-recepción, deberán correr 30 días para verificar que la información presentada es real y completa.

El acto protocolario cumple los requisitos de ley y por lo pronto se recibieron las cajas con la información de personal, mobiliario y trabajo realizado hasta el momento de la renuncia mencionada.